El blog de una mamá y una apasionada de la Educación.

Soy una Mamá por voluntad y Pedagoga y Educadora por vocación. Con la ayuda de este blog, me gustaría compartir mis experiencias personales como mami, y profesionales como educadora.  Escribo sobre mis viviencias y experiencias, tanto del aula como mi papel de madre en casa. Tengo tantas cosas que decir, que guardármelas para mí sería un error. ¡Bienvenid@s a MOM ViBaby!
 


Carta a Vi, la carta más sincera.


El 19 de Enero de 2017 fue el día más feliz de mi vida y además, uno de los días más fríos del año. Tan frío que decidiste llegar un día de nieve en Murcia, ¿quién lo iba a pensar? La última vez que nevó en Murcia fue en el año 83, justo el año en el que nació mamá, qué casualidad que se volviera a repetir justo en tu nacimiento, verdad? Y encima estabas en la 37 semanas de tu gestación y decidiste adelantarte. Tenías ganas de llegar a este mundo y yo de que llegaras para conocerte.


Hija,
Desde que supe que estaba embarazada, traté de cuidarme cada segundo, aunque te confieso que alguna vez pequé con alguna comida basura ¡qué ricas están! Pero, a pesar de esas pequeñas tentaciones, todo mi ser se volcó en ti.

Me enteré que estaba embarazada casi con seis semanas de gestación. Ya tenía un retraso pero no me hice el predictor hasta mi primer vómito, y vaya vómito...no he vuelto a comer Tele Pizza desde entonces. A partir de ahí estuve abrazada al wc hasta en el paritorio dándote a luz. Tu formación me producía náuseas y vómitos, no fue un embarazo fácil, a pesar de ello me sentía la mujer más feliz del mundo.

En la familia estábamos viviendo un momento difícil, tu bisabuelo Pedro estaba apunto de dejarnos para hacer su viaje más eterno y reunirse con sus seres queridos en la otra vida, pero antes de irse le confesé al oído que iba a ser de nuevo bisabuelo para que se llevara la noticia consigo, fue el primero en saberlo.

Y tras una noticia mala, vino otra buena porque así es la vida...ya sabras de qué te hablo cuando descubras en que consiste vivir...

Fuiste una bebé muy deseada por todos, te creamos con amor y deseo.

Recuerdo cuando en varias ocasiones te soñé, aún no sabía tu sexo y yo ya sabía que ibas a ser una niña, menuda conexión teníamos sin a penas conocernos. Fue el 27 de Julio cuando te vimos por primera vez y escuchamos los latidos de tu corazón, que sensación más bonita vivimos papá y yo en ese momento, sobretodo cuando nos dijeron que todo marchaba bien y que ibas a ser una niña. Tu nombre ya lo teníamos claro, ibas a llamarte Victoria.


Mi amor por ti iba en aumento. No dejaba de imaginarme cómo serías, sobretodo aquellas noches de insomnio que fueron muchas. Me encantaba hablarte y contarte cosas, pero lo que más me gustaba era cantarte y ver cómo te movías dentro de mí pancita cada vez más gordota. Fuiste los 18kg más bonitos de mi cuerpo.

Decidiste conocernos antes de tiempo. Esas contracciones eran distintas al resto, era un dolor más acentuado y cada vez duraba más y su frecuencia iba en aumento, te estabas preparando para salir y yo entendí que tenía que irme al hospital. Papá y yo estábamos nerviosos, desconocíamos todo lo que estaba por pasar, pero te juro que nunca me sentí tan fuerte como en esas 14 horas de tu nacimiento. Fue el dolor más bonito que viví, y cuando por fin nuestras miradas se cruzaron, justo en ese momento sentí el amor más puro y verdadero del mundo. Supe en ese instante que te cuidaría hasta el resto de mis días. Mi vida y la de papá, se habían convertido en algo maravilloso gracias a ti, ahora éramos una familia.

Aún recuerdo la cara de papá cuando vió tu cabecita asomando. Papá fue mi mayor apoyo, estuvo con nosotras en todo momento, nos cuidó y nos mimó mucho, aunque tuvo que sentarse en alguna ocasión con algún "mareillo" que otro.

Me sentía tan bien que la matrona me dejó sacarte y ponerte sobre mi pecho. Esas lágrimas al verte fueron las lágrimas de felicidad más bonitas que jamás había echado en mi vida. No podía dejar de decirte lo mucho que te amaba y repetía: "mi niña preciosa, ya estás aquí". Te besaba y te olía...no podía creerme que podía enamorarme tan rápido de una personita aún desconocida para mí. Fue el momento más importante, precioso y especial de mi vida.

Hija, no se cuando leerás ésto pero quiero que sepas que voy a ser tu mayor apoyo, cuidaré de ti siempre y, aunque en ocasiones te enfades conmigo, entenderás que todo lo que he hecho y haga será por tu bienestar porque eso es lo más importante para mí, tu felicidad.

Tú mamá. 




Sobre mí

Mi nombre es Neusi Martín. Soy una madre primeriza y una entusista de la Educación.

Soy una mamá primeriza a la que le encanta disfrutar con su bebé y descubrir el maravilloso mundo al que se enfrenta día tras día. Además ...

Lee más

 

Contáctame

Déjame comentarios con tus experiencias, consejos o simplemente un saludo.

Contáctame

mom.vibaby@gmail.com